Mu feo

Con el tercer ataque epiléptico casi me vuelvo loca, habían pasado once años desde el anterior y no lograba entender por qué había vuelto la enfermedad. La realidad es que nunca se había ido, simplemente algo hizo que despuntase.  

Cuando llevas años sin crisis, tu mente hace algo muy curioso: no está, no lo puedes ver pues no existe. Pero estás muy equivocado, esas pastillas que te tomas de modo automático nada más despertarte y antes de irte a la cama te están salvando el pellejo.

Llevo quince años tomando pastillas a diario y sí alguna vez se me han olvidado, otras veces he pensado ¿Me he tomado ya la pastilla? y entonces o he dado por sentado que sí y era un no o me las he tomado dobladas, estoy segura de ello.

Pero volvamos a 2016, cuando después de once años las crisis volvieron creí que a mi cuerpo le pasaba algo, lo creí completamente en serio. Mi neurólogo, ese señor que se merece una entrada para él solo, me dijo “Es más que posible que se te haya olvidado un determinado número de pastillas y eso más la fiebre que tuviste esa semana… no te preocupes”. A mí eso no me convenció nada y me monté en el desbocado caballo de la sinrazón directa a la ciudad del drama, ya tenía un cáncer y me iba a morir al día siguiente.

Porque hay un detalle que avivó mi locura y que no os he contado, ¿Os acordáis de mi presentación? os dije que mi tipo de epilépsia se denomina “Crisis del despertar” esto quiere decir que mis crisis son a las horas siguientes de despertarme y que están directamente relacionadas con el descanso y el sueño, bueno pues mi tercer ataque no fue exactamente así. Una noche de Febrero yo acababa de cenar con mi chico y estábamos viendo una serie, creo que me dormí y  que él me despertó y me llevó a la cama. Por la mañana cuando abrí los ojos J estaba sentado en la cama a mi lado mirándome con esa cara que pone la gente cuando te tiene que contar que se ha muerto tu perro.

– Buenos días, ¿Has descansado? – ¿Qué haces ahí? ¿Qué hora es? – Las 10, ¿Cómo te encuentras? – Pero… ¿Hoy no trabajas? – No, hoy me voy a quedar en casa. – ¡¿SE HA MUERTO EL PERRO?! – No tranquila, pero tengo que contarte algo.

Y ahí fue con toda la historia, que se levantó al baño y cuando volvió me vio de pie mirando a un punto fijo. Que me preguntó qué miraba y no le respondí, que empecé a convulsionar y me cogió en brazos y me tumbó en el sofá. (Suena muy épico pero él es muy fuerte y yo peso poco, no es por quitarle mérito).

Cuando terminé de oír el relato lo primero que hizo mi cerebro recién formateado fue mandarle la orden a mi cuerpo para que sintiese la lengua, la puta lengua nunca falla, era verdad.

Como era el primer ataque que presenciaba J aproveché para preguntarle TODO, porque el primero no lo vio nadie y el segundo… digamos que es otra entrada.  

– ¿No recuerdas nada? – Recuerdo que habíamos cenado y ya. – ¿Y de después? – Después es ahora. – JAJAJA ¿No recuerdas nada? – Evidentemente no. “JA JA JA” ¡¿QUÉ?! – No te enfades, te lo cuento. Cuando te despertaste eras como una niña pequeña, me mirabas con los ojos muy abiertos, te sonrojabas y te dabas vueltas al pelo nerviosa. – Estás de coña. – No, en serio, sabes que siempre te vacilo pero esto es de verdad. – ¿Te reconocía? – No te pregunté, porque en ese momento eras un niña muy pequeña y decías cosas muy locas en plan “Eres un piquislibi”. – ¡JAJAJA no jodas! ¿Qué es un piquislibi? – Ni idea, pero sabes qué más me dijiste? – ¿Qué? – Que era “Mu feo, mu feo y mu feo”.

10 comentarios sobre “Mu feo

Agrega el tuyo

  1. Soy fan. Y tarada neuronal. Lo digo porque igual tiene más mérito. Debería. Me encanta que a la pregunta \”¿Se ha muerto el perro?\” no respondiera \”¿Qué perro?\”.

    Me gusta

  2. Por supuesto que tiene más mérito, aquí venimos a reírnos y a echarnos flores unos a otros.Yo la verdad es que no entiendo muy bien que nuestros maridos accedieran a casarse con nosotras sabiendo lo que se llevaban, al mío ni se le ocurrió hacer separación de bienes 🤣

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: