Manual de uso: Cómo sobrevivir a una crisis epiléptica

¡Hola, majos!

Hoy vengo en plan Coco a contaros qué hacer en caso de que presenciéis un ataque epiléptico. De entrada no sabréis a ciencia cierta si es una crisis epiléptica o de otro tipo, pero si los síntomas son perdida de conciencia, convulsiones y desplome en general, podéis actuar de la siguiente manera:

– No introduzcáis nada en la boca de la persona que está teniendo el ataque. Si haces como mi pobre hermana y metes tus dedos para que no se trague la lengua, corres el riesgo de quedarte sin ellos. Si metes algo rígido corres el riesgo que eso parta y que esa persona se ahogue, este es el caso que define mejor la frase “Es peor el remedio que la enfermedad”.

Os diré que es completamente cierto eso de que la mandíbula se cierra, y se cierra con todo lo que tenga entre medias, así que pasas de ser una dulce señorita a un Pitbull. La buena noticia es que es muy raro que un cuerpo inconsciente y en reposo tenga la lengua fuera. Recordemos que suele haber una mini tregua entre la actividad normal y las convulsiones, en la que el cerebro se desconecta y hace que el cuerpo pase a modo hibernación. Si alguna vez le habéis prestado atención a vuestro cuerpo, cuando está relajado la lengua tiende a pesar, y cae hacia el sitio de donde nace.

¿Entonces, qué es lo que dije de que la lengua nunca falla? pues que como hemos dicho  es muy difícil que te la cortes y te la tragues, pero sí te muerdes los laterales.  Yo en el último ataque me los mordí a base de bien, pero no hay nada que el granizado de limón y el tiempo no cure. 
¡Así que nada de introducir cosas en la boca!

– Colocad debajo de la cabeza del sujeto algo para evitar que se golpee mientras convulsiona. Un jersey, un cojín, cualquier prenda de ropa… ¡Algo blandito! 

– Tumbad al individuo. Aquí hay quién dice que boca arriba y quien opina que de lado, por la saliva os diría que de lado, por la lengua os diría que boca arriba. Ya vais viendo, pero si babea como un San Bernardo… de lado.

– ¡Mirad la hora! un ataque dura desde unos segundos a unos 3 minutos, si veis que se alarga puede ser peligroso. Pensad que el cerebro, que es el capitán del barco, está de fiesta y los otros órganos se pueden ver afectados por su ausencia.

Y ahora en un apartado especial lo más importante, intentad calmaros. Es muy difícil y menos si se quiere a esa persona, pero tenéis que hacerlo, pensad que nosotros ni sentimos ni padecemos, estamos apagados así que no sufrimos en absoluto.

En mi segundo ataque la ambulancia tuvo que atender primero a Ana, la pobre sobrevivió a esa crisis y también vivió la cuarta, creo que le debo unos cuantos años de vida y un par de uñas. 
Sé que si algún día vuelve a pasar por eso, volverá a sufrir, pero de verdad pensad que estamos bien, sólo somos como un ordenador reiniciándose.

Por último os diré que no es necesario llamar a una ambulancia, siempre y cuando sepáis que esa persona es epiléptica, pero si es un desconocido o veis que se alarga no dudéis en llamar.

Desde aquí sólo me queda daros las gracias a todos lo que habéis ayudado alguna vez a alguien en esta situación, para vosotros es una mierda pero si hay algo que ayuda cuando te despiertas es el cariño y en mi caso el amor de una hermana.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: